Rosa Madera

de

Gaiac

La Princesa de las arenas es para muchos una leyenda. Pero yo la vi. Hace toda una eternidad pero la vi. Aun hoy me basta con cerrar los ojos para dejarme deslumbrar por su belleza. Una belleza pura y sensual, delicada y cautivadora. Muchos no me creyeron, pero yo lo sé, no tengo capacidad para imaginar maravilla tal.