Ámbar

Y

Pomelo

Hay viajes que nos cambian, éste cambió mi vida. La calle estaba atestada de gente. Allí, se daban cita transeúntes y comerciantes, tanto de día como noche. Entre emanaciones de especias, flores y madera, vivíamos de forma intensa e inefable nuestra historia de amor oculta.